Archivo mensual: octubre 2013

26 de Octubre de 1914: Shackleton pone rumbo a Georgia del Sur

“El viaje hasta Buenos Aires transcurrió sin incidentes, y el 26 de Octubre zarpamos de aquel puerto hacia Georgia del Sur.” (Sur, p. 33).

Definitivamente Shackleton leva anclas y pone rumbo a Georgia del Sur, desde donde zarparía hacia la Antártida semanas después.

Pese a que en South da la impresión de que él iba en el Endurance, en realidad mientras el barco navegaba hacia Sudamérica él tuvo que dedicarse a otras cosas y no iba a bordo. Uno de los episodios más conocidos se dio cuando llegó a Buenos Aires y encontró que los hombres, bajo el mando del Worsley, se habían convertido en un grupo conflictivo e indisciplinado. Worsley era un capitán experimentado y ciertamente hábil, como más adelante se demostraría. Sin embargo, sus dotes de liderazgo eran más bien escasas. Afortunadamente Shackleton restableció el orden.

El otro movimiento que hizo fue destituir al cocinero y contratar a Charles Green, como prueba evidente de la importancia que le daba a la comida. Esta decisión, tal y como también se demostraría después, fue de las más acertadas que pudo tomar.

South Georgia blog shackleton jesus alcoba


Los perros del Endurance

nla.pic-an23478544 Saint the most virtuous dog in the packLos perros eran parte imprescindible de la expedición. Estaban destinados a tirar de los trineos, pero cuando la situación se complicó adquirieron un protagonismo importante como elemento de distracción, pues lógicamente había que dispensarles cuidados, y también como animales de compañía.

Los planes originales de Shackleton eran llevar cien perros , pero en el relato de la expedición que hizo en South solo nombra sesenta, indicando que había ocho sin nombrar. Curiosamente  Lansing en su libro Endurance, publicado en 1959, afirma que en la expedición partieron sesenta y nueve perros, así que hay un perro perdido. De todas formas el número de los perros fue variable a lo largo de toda la aventura, puesto que algunos murieron y otros nacieron con el paso del tiempo. Desafortunadamente en un punto de la expedición los que en aquel momento habían sobrevivido tuvieron que ser finalmente sacrificados debido a las severas complicaciones por las que atravesaban.

Otra curiosidad es que en el momento en el que el Endurance queda atrapado en el hielo la tripulación levantó pequeñas viviendas para ellos con nieve y hielo, a las que bautizaron como dogloos.

Los animales habían sido adquiridos a través de la ayuda de colegios repartidos por todo el Reino Unido, y la mayoría tenían nombre propio: Rugby, Upton Bristol, Millhill, Songster, Sandy, Mack, Mercury, Wolf, Amundsen, Hercules, Hackenschmidt, Samson, Sammy, Skipper, Caruso, Sub, Ulysses, Spotty, Bosun, Slobbers, Sadie, Sue, Sally, Jasper, Tim, Sweep, Martin, Splitlip, Luke, Saint, Satan, Chips, Stumps, Snapper, Painful, Bob, Snowball, Jerry, Judge, Sooty, Rufus, Sidelights, Simeon, Swanker, Chirgwin, Steamer, Peter, Fluffy, Steward, Slippery, Elliott, Roy, Noel, Shakespeare, Jamie, Bummer, Smuts, Lupoid, Spider, y Sailor.