14 de Abril de 1915: la vida sobre los témpanos


“Un nuevo témpano que nos daría motivos de preocupación apareció el 14 (…) Desde lo alto del mástil podíamos ver que el banco se estaba apilando y era fácil imaginar cuál sería el destino del barco si entraba en el área de alteración. Quedaría aplastado como una cáscara de huevo entre las devastadoras masas.” (South, p. 103).

La vida sobre témpanos de hielo flotantes que derivaban y chocaban constantemente no debía ser fácil. Por un lado, Shackleton y su tripulación eran arrastrados de un lugar a otro con apenas control sobre lo que sucedería al día siguiente. Por otro, siempre podía ocurrir que los témpanos se agrietaran o partieran, dando lugar a fatales consecuencias. Por último, era también posible que una placa de hielo remontara a otra, provocando situaciones quizá aún peores. Aquel periodo es probablemente uno de los mejores ejemplos de la vida en la incertidumbre, en la que, por su propia serenidad y salud mental, los hombres debían necesariamente centrarse en el hoy sin hacerse demasiadas preguntas respecto al mañana.

 

nla.pic-an23998521-v blog shackleton jesus alcoba


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: