Mediados de septiembre de 1915: las provisiones escasean

“Para mediados de septiembre, nos estábamos quedando sin carne fresca para los perros. Las focas y los pingüinos parecían haber abandonado nuestro vecindario por completo. Casi habían pasado cinco meses desde que matamos una foca, y los pingüinos habían sido escasos”. (Sur, p. 131).

La comida fue una constante en la expedición Endurance. A lo largo del diario de Shackleton son incontables las ocasiones en las que hace alusión a las raciones asignadas, a las provisiones almacenadas, a los horarios en los que se servía, y así sucesivamente. Durante el largo periplo que constituyó aquella arriesgada aventura, el suministro de comida estaba constantemente amenazado. En primer lugar, porque en sí las raciones que llevaban almacenadas desde la partida eran escasas en comparación con el esfuerzo que debían realizar. En segundo lugar porque, como ocurrió en  septiembre de 1915, el invierno antártico hizo difícil la caza y por tanto las provisiones escaseaban. Y en tercer lugar, y no menos importante, porque a pesar de que cazaban pingüinos y focas, ninguna dieta basada casi exclusivamente en proteínas puede ser satisfactoria.

 

nla.pic-an23478509-v blog shackleton jesus alcoba


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: