Archivo de la categoría: Uncategorized

30 de agosto de 1916: el rescate, al fin

“Nos acercamos a la isla en medio de una densa niebla. No me atreví a esperar a que levantara, y a las 10:00 del 30 de agosto pasamos cerca de algunos témpanos varados (…) Avancé hacia el este y, a las 11:40, la vista aguda de Worsley detectó el campamento, casi invisible bajo su cubierta de nieve (…) Vi una pequeña figura en una roca golpeada por el oleaje y reconocí a Wild. Al acercarme, grité: ¿Están todos bien? Y el contestó: Estamos todos bien, Jefe.” (Sur, pp. 353-354).

“El 30 de agosto de 1916 está descrito en sus diarios como un “día de las maravillas” (…) Desde quince días después de que yo me había ido, Wild enrollaba su saco de dormir con la observación: “Tengan sus cosas listas, muchachos, el Jefe puede venir hoy”. Y en efecto, un día la niebla se levantó y reveló el barco que habían estado esperando y deseando durante más de cuatro meses.” (Sur, pp.  382-383).

nla.pic-an24039585-v blog shackleton jesus alcoba

Shackleton partió de Londres el 1 de agosto de 1914, y el rescate en isla Elefante se produjo finalmente el 30 de agosto de 1916, es decir dos años después. El tiempo que media entre una fecha y otra constituye uno de los relatos de superación, liderazgo y éxito más importantes de la literatura sobre supervivencia y aventura. Triunfar con el viento a favor y cuando todo sale según lo planificado es siempre meritorio. Pero tener éxito cuando el destino se tuerce a cada paso es algo solo reservado a personajes de talla superlativa, como es el caso de Shackleton.

Aunque normalmente se tiende a identificar el 30 de agosto de 1916 como el día en que la expedición tocó a su fin, en realidad no sería así, ni mucho menos, puesto que en el otro extremo de la Antártida aún aguardaba el equipo del Aurora, el barco que Shackleton había enviado al mar de Ross para dar soporte a su expedición. Solo al final aquella tripulación se enteró de que sus esfuerzos para instalar los depósitos de aprovisionamiento, que dos de sus miembros pagaron con su vida, habían sido en vano, puesto que Shackleton nunca había cruzado la Antártida a pie, como era su plan.

A pesar de que se les conoce como los Hombres Perdidos, Shackleton nunca se olvidó de ellos, y tan pronto la tripulación de isla Elefante fue rescatada puso en marcha un plan en el que invertiría meses de esfuerzos, hasta que al fin logró rescatarlos en enero de 1917.

Años después de la expedición Endurance un periodista preguntó a uno de los miembros de la tripulación cómo habían logrado sobrevivir donde muchos otros habrían fracasado. La explicación de aquel hombre fue tan breve como rotunda:

“Shackleton”.


16 de agosto de 1916: calma chicha, silencio opresivo

“El 16 de agosto, se observó la línea de la banquisa en el horizonte y, al día siguiente, la bahía estaba llena de hielo suelto, que pronto se consolidó. Luego, enormes placas viejas y muchos témpanos llegaron a la deriva. La banquisa parece más densa que nunca. No se ven aguas abiertas, y el resplandor del cielo circunda el horizonte. El tiempo está horrible: una calma chicha del aire y del océano por igual, este último oscurecido por el denso hielo a través del cual el oleaje no puede penetrar, y una bruma húmeda cuelga como una cortina sobre la tierra y el mar. El silencio es opresivo. No hay nada que hacer, excepto permanecer en el saco de dormir o bien deambular en la nieve blanda y empaparse por completo” (Sur, pp. 374-375).

Para el 16 de agosto habían ocurrido ya tres intentos fallidos de llegar a isla Elefante. En los tres la isla estaba prácticamente rodeada por el hielo, y por tanto es difícil que los hombres fueran conscientes de que Shackleton estaba intentando rescatarles. En la segunda ocasión hicieron un disparo para que los hombres supieran que estaban a salvo y que estaban intentando llegar, pero en isla Elefante los estruendos causados por los glaciares eran frecuentes y nadie lo escuchó. Así que aquel 16 de agosto se cumplían aproximadamente tres meses sin noticias desde que Shackleton abandonara la isla en el minúsculo James Caird. Por otro lado, debido a una repentina subida de la temperatura, parte de los animales que habían cazado se habían echado a perder. Ahora, a la falta de noticias y a la escasez de provisiones se unía también la inactividad, pues en el diminuto espacio en el que se encontraban poco podían hacer.

Isla Elefante (c) Jesús Alcoba 2014

Isla Elefante (c) Jesús Alcoba 2014


20 de mayo de 1916: Stromness, al fin

Stromness (c) Jesús Alcoba 2014

Stromness (c) Jesús Alcoba 2014

“A las 6:30, pensé que había oído el sonido del silbato de un barco de vapor. No me atrevía a afirmarlo, pero sabía que los hombres de la estación ballenera se levantarían cerca de esta hora. Cuando bajé al campamento, se lo conté a los otros y, con intensa excitación, miramos el cronómetro esperando las 7:00, cuando los balleneros serían llamados a trabajar. Justo en ese minuto, el silbido llegó hasta nosotros, traído claramente por el viento a través de los kilómetros de roca y nieve que nos separaban. Ninguno de nosotros había oído jamás una música más dulce. Era el primer sonido creado por otros seres humanos que llegaba hasta nuestros oídos desde que partimos de la bahía Stromness en diciembre de 1914 (…) Fue un momento difícil de describir. El dolor y el sufrimiento, los viajes en bote, las caminatas, el hambre y la fatiga parecieron pertenecer al limbo de las cosas olvidadas, y sólo quedaba la satisfacción total que llega con la tarea cumplida” (Sur, p. 330).

Fueron momentos de una intensidad formidable. Aquellos tres hombres habían sufrido todo tipo de penurias, privaciones y adversidades, pero al fin lograron su recompensa. Tras oír el silbato, lo más apresuradamente que pudieron recorrieron el camino hasta Stromness. Al llegar buscaron al jefe de la estación, Thoralf Sorlle, a quien conocían, pero este no les reconoció. La leyenda dice que cuando al fin aquel andrajoso vagabundo se identificó como Ernest Shackleton, Sorlle se echó a llorar.

Los investigadores han querido ver en la prosa que Shackleton utilizó para recrear el momento de la llegada la intención de crear una narrativa de corte profundo y espiritual, como debió ser su vivencia. De hecho, los tres expedicionarios coincidieron en que durante todo el viaje habían sentido la presencia de un cuarto caminante a su lado. Es la idea del acompañante espiritual que aparecería más tarde en La tierra baldía del poeta T.S. Eliot, dentro del poema Lo que dijo el trueno: “¿Quién es ese tercero que camina siempre a tu lado? / Cuando cuento, solo somos dos, tú y yo, juntos / pero cuando miro delante de mí sobre el blanco camino / siempre hay otro que marcha a tu lado”. 

Esa narrativa intensa, llena de sentido, tiene su punto culminante en las frases que Shackleton escribió para expresar la profundidad de su vivencia. Es imposible escoger mejores palabras:

“Habíamos sufrido, pasado hambre y triunfado, nos habíamos arrastrado y nos habíamos aferrado a la gloria, habíamos crecido en la inmensidad del todo. Habíamos visto a Dios en Su esplendor, oído el texto que nos brinda la Naturaleza. Habíamos llegado al alma desnuda del hombre.” (Sur, p. 335).

 


19 de mayo de 1916: comienza la travesía de South Georgia

“La luna llena brillaba en un cielo casi sin nubes, sus rayos se reflejaban gloriosamente desde las cumbres y el hielo agrietado de los glaciares cercanos. Los enormes picos de las montañas se erguían y se recortaban contra el cielo y arrojaban sombras oscuras sobre las aguas de la bahía.” (Sur, p. 318).

La mañana del viernes 19 de mayo de 1916 Shackleton y sus hombres se levantaron a las 2:00 de la mañana, y Shackleton anotó en su diario una hermosa descripción del paisaje.

La bahía del Rey Haakon, el lugar donde habían llegado, se encontraba en el lado deshabitado de la isla, y por tanto la ayuda estaba al otro extremo. Pero el James Caird estaba demasiado deteriorado como para soportar una nueva singladura. Así que su única salida era intentar cruzar la isla a pie. En aquella época había mapas de Georgia del Sur, pero solo aparecía reflejada la costa en ellos, dado que nadie había atravesado nunca el interior. El motivo era que todo el mundo pensaba que era imposible.

McCarthy, Vincent y McNeish se quedarían acampados allí, pues se encontraban demasiado debilitados. Y Shackleton, Worsley y Crean emprenderían aquella mañana el camino hacia el otro extremo de la isla: 50 kilómetros colmados de incertidumbre que tendrían que atravesar a toda costa para conseguir el rescate.

nla.pic-an23478571-v blog shackleton jesus alcoba


8 de mayo de 1916: al fin, Georgia del Sur a la vista

“El 8 de mayo amaneció pesado y tormentoso, con chubascos del noroeste (…) Fijamos la mirada hacia adelante, con creciente entusiasmo y, a las 12:30, McCarthy logró ver los acantilados negros de Georgia del Sur, justo catorce días después de nuestra partida de la isla Elefante. Fue un momento agradable. A pesar de estar abatidos por la sed, congelados y débiles, irradiábamos felicidad. La tarea estaba casi lista.” (Sur, pp. 295-296).

nla.pic-an24039575-v blog shackleton jesus alcoba

Estaban a punto de llegar. Tras catorce días de terrible navegación, los oscuros acantilados de Georgia del Sur aparecieron al fin ante sus ojos.

Pero nada sería fácil para aquellos hombres. En esa latitud los vientos reciben nombres por su furia: en el paralelo 50, los raving fifties, y en el 60, los screaming sixties. En aquél momento el viento estaba soplando a unos 80 nudos en Georgia del Sur, y desembarcar iba a ser una empresa titánica. Dada la dificultad de la tarea Worsley, que llegó a temer por su vida, como seguramente en tantas otras veces, se lamentó. Pero, sorprendentemente, no del hecho de morir en sí mismo, sino de que si al final perdían sus vidas en el intento nadie sabría nunca lo cerca que habían estado.


30 de abril de 1916: bien encaminados

“Cuando amaneció el séptimo día, no había mucho viento. Soltamos la mano de rizo de la vela y volvimos a poner rumbo, una vez más, hacia Georgia del Sur. El sol apareció resplandeciente y limpio, y en ese momento, Worsley pudo calcular la longitud. Esperábamos que el sol permaneciera claro hasta el mediodía, de modo que pudiéramos obtener la latitud. Habíamos pasado seis días sin hacer observaciones, y nuestro cálculo a ciegas era, naturalmente, incierto.” (Sur, p. 288).

Como Shackleton escribió, el relato del viaje en el James Caird hacia Georgia del Sur es del de una lucha suprema contra los elementos. La lista de todas y cada una de las dificultades que tuvieron que superar aquellos hombres es prácticamente infinita. Para empezar, el agua brava constantemente saltaba sobre el bote empapándolo todo. Como en esa latitud todo lo que se moja se congela, sus ropas y sacos de dormir también lo hacían. Por si eso fuera poco, una capa de hielo cada vez más gruesa se formaba en la cubierta, amenazando con hundir el bote. Jugándose la vida, los hombres tenían que subir a la resbaladiza cubierta manteniéndose como podían contra la zozobra para intentar picar el hielo y así aligerar el bote. Además habían lastrado la embarcación para mejorar su comportamiento con una tonelada de rocas, que yacían en el fondo y sobre las que tenían que dormir. Eso sin contar con que sus provisiones de agua eran escasas, dado que uno de los barriles se había golpeado, dejando entrar agua de mar.

James Caird Society-Thomson

James Caird Society-Thomson

A pesar de todo, el séptimo día salió el sol, y aquello fue como un bálsamo para los hombres. Shackleton, haciendo gala una vez más de su tenaz optimismo, escribió: “Ese día, nos deleitamos con el calor del sol. Después de todo, la vida no era tan mala. Sentimos que estábamos bien encaminados.”

Con todo ello, una de las mayores dificultades consistía en mantener el rumbo, dado que el material con el que contaban era mínimo. Georgia del Sur dista 1.300 kilómetros de Isla Elefante, y mide tan solo 150 kilómetros por su lado más ancho. Es decir, una mínima desviación provocaría que pasaran de largo la isla sin siquiera verla, perdiéndose para siempre en las aguas del océano.

Afortunadamente ese día al mediodía pudieron comprobar que la sensación de Shackleton era correcta. Las observaciones de Worsley determinaron que habían recorrido más de 380 millas y se estaban aproximando a la mitad del camino.

 


14 de abril de 1916: desembarco en Isla Elefante

nla.pic-an23478563-v blog shackleton jesus alcoba

 

“Remando con cuidado y evitando la marejada que mostraba dónde había rocas hundidas, llevamos el Stancomb Wills hacia la abertura en el acantilado. Luego, con unas pocas paladas, avanzamos por encima del oleaje y llevamos el bote hasta una playa rocosa. La siguiente 0la lo empujó un poco más lejos. Este era el primer desembarco jamás hecho en Isla Elefante.” (Sur, p. 246).

497 días después de haber abandonado tierra firme, en la ahora aún lejana South Georgia, los hombres de Shackleton arribaron por fin en Isla Elefante, una roca helada perdida en medio del océano, demasiado lejos de cualquier sitio habitado. El comportamiento de los hombres, debido al maltrecho estado en el que estaban, y a la alegría que sentían, fue cuando menos curioso:

“Algunos de los hombres se tambaleaban por la playa como si hubieran encontrado una fuente inagotable de alcohol en la desolada costa. Se reían ruidosamente, levantaban piedras y dejaban caer puñados de guijarros entre los dedos como avaros deleitándose frente al oro acumulado. Las sonrisas y las risas, que hacían que los labios resquebrajados se volvieran a partir, y las exclamaciones de júbilo al ver dos focas vivas en la playa me hicieron pensar, por un momento, en esa fastuosa hora de la infancia cuando por fin se abre la puerta y el árbol de Navidad en todo su esplendor aparece ante nuestros ojos.” (Sur, pp. 247-248).


29 de febrero de 1916: sugar pool

“El 29 de febrero de ese año bisiesto, hicimos una celebración especial, más para levantarles el ánimo a los hombres que cualquier otra cosa. Algunos de los cínicos del grupo sostenían que era para celebrar su escape de las artimañas de las mujeres durante otros cuatro años. De allí en adelante, el agua, que en ocasiones reemplazábamos con leche aguada, iba a ser nuestra única bebida. Ahora, todos los días se entregaban tres terrones de azúcar a cada hombre.” (Sur, pp. 198-199).

La cuestión de la comida seguía siendo un tema capital, y continuaría siéndolo ya a lo largo de toda la expedición. En torno al mes de febrero el invierno antártico se acercaba, y con ello la dificultad de obtener provisiones a través de la caza. Aún quedaban las raciones para los trineos que iban a haber utilizado en el malogrado plan de cruzar la Antártida a pie, pero Shackleton lo mantenía como último recurso.

Dada la escasez de carbohidratos, el azúcar era uno de los alimentos más codiciados. Como muestra de ello los hombres inventaron un juego llamado sugar pool. Consistía en que cada seis o siete días, por turno, uno de los miembros del grupo de hombres que decidía participar recibía las raciones de azúcar de todos ellos. Un juego que, tras varios días de abstinencia del preciado alimento, permitía a quien recibía tal cantidad de azúcar darse un festín que, en aquellas circunstancias, era sin duda considerado un lujo.

sugarcubes blog shackleton jesus alcoba

 


Mediados de febrero de 1916: cocina antártica

“Para mediados de febrero, el tema de la grasa era serio. Di órdenes de que se desenterraran todas las cabezas y aletas de las focas que se habían descartado y que se les extrajera todo vestigio de grasa. También había escasez de carne. Aún teníamos nuestro suministro de alimentos para el viaje en trineo que nos durarían tres meses prácticamente sin tocar; sólo lo usaríamos como último recurso. Teníamos una pequeña provisión de pemmican para perros; los perros que quedaban se alimentaban con aquellas partes de las focas que nosotros no podíamos usar. Freíamos este pemmican para perros en sebo con un poco de harina y hacíamos excelentes bannocks.” (Sur, p. 198).

La cuestión de la alimentación en la expedición Endurance es un tema en sí mismo. Para empezar, la grasa era un componente fundamental. No solo por su valor energético, sino porque era el combustible que utilizaban para la cocina. Por eso Shackleton consideraba preocupante su ausencia. Hay que tener en cuenta que conforme avanzaba el año el invierno antártico se aproximaba, y las posibilidades de cazar no aumentaban, sino que disminuían.

El pemmican era una mezcla de concentrado de carne y grasa de alto valor proteico y energético inventada por los nativos norteamericanos, que fue muy popular en la época dorada de la exploración antártica. Era uno de los ingredientes fundamentales del hoosh, un guiso también ampliamente utilizado en aquellas expediciones que constaba de pemmican, galletas y agua. El bannock era un tipo de pan rápido hecho de harina cocida.

Para más información sobre la cocina antártica se puede consultar el volumen “Hoosh: Roast Penguin, Scurvy Day, and Other Stories of Antarctic Cuisine” de Jason C. Anthony (University of Nebraska Press), seguramente el único libro dedicado monográficamente a este tema.

pemmican blog shackleton jesus alcoba

A Poacher- Nehaco River 1874 / His first experience of pemmican

 


26 de Enero de 1916: escasez de agua y alimentos

“Hoy, 26 de enero, cazamos un pingüino de Adelia y apareció otra ballena en las cercanías, pero ninguna foca. Nos queda muy poca grasa y, por consiguiente, hay que clausurar una de las cocinas. Sólo recibimos una bebida caliente por día, el té del desayuno. Durante el resto del día bebemos agua helada. A veces, incluso, nos falta el agua, entonces nos llevamos a la cama unos pocos trozos de hielo en una lata de tabaco. Por la mañana, hay casi una cucharada de agua en el lata, y uno tiene que permanecer inmóvil para no derramarla.” (Sur, p. 195).

Con el año nuevo comenzaba la que posiblemente iba a ser una de las peores etapas de la expedición Endurance. La Antártida es el desierto más grande del mundo, con más de trece mil kilómetros cuadrados. Ello explica la terrible paradoja de que, a pesar de vivir sobre el hielo, los hombres experimentaran escasez de agua. Hay que hacer serios esfuerzos de imaginación para pensar en cómo es la vida cuando uno tiene que tener a su  lado mientras duerme un poco de hielo en una lata de tabaco, con cuidado para no verterla, con el único propósito de tener apenas un sorbo de agua por la mañana.

El otro gran peligro era la escasez de alimentos. De hecho, a causa de ello no hubo otro remedio que sacrificar a casi todos los perros, excepto dos grupos que de momento sobrevivieron. Ello debió suponer un impacto en el ánimo de la tripulación, puesto que estos animales, además de una fuente de actividad, también significaban una compañía para los hombres.

nla.pic-an24039604-v blog shackleton jesus alcoba