Archivo de la etiqueta: banquisa

7 de Noviembre de 1915 en Ocean Camp: observando la deriva

034 ocean camp blog shackleton jesus alcoba

“Los dos temas de mayor interés para nosotros eran nuestra velocidad de deriva y el clima (…). Un creciente viento del noroeste, que comenzó el 7 de noviembre y que duró doce días, nos desanimó durante un tiempo, hasta que descubrimos que sólo habíamos derivado cinco kilómetros hacia el sur, de modo que ahora estábamos veintisiete kilometros en buena dirección. Esto fortaleció nuestras teorías de que el hielo del mar de Weddell estaba derivando en círculos en sentido horario, y que si podíamos mantenernos en nuestro bloque el tiempo suficiente, terminaríamos siendo transportados hacia el norte, donde se extendía el mar abierto y el camino hacia una relativa seguridad.” (Sur, pp. 174-175).

Shackleton y sus hombres habían detenido su camino hacia el norte debido a que la tarea de empujar los botes salvavidas cargados con sus cosas era extenuante y bastante improductiva. Por otro lado, las condiciones eran constantemente cambiantes, y existía la posibilidad de que se abrieran canales que les permitieran remar en lugar de caminar, facilitando así su misión.

Se detuvieron en una placa de unos dos kilómetros y medio cuadrados y montaron un campamento al que llamaron Ocean Camp. Este témpano, que se iría reduciendo poco a poco como consecuencia del cambio en las condiciones climáticas, sería su hogar durante casi dos meses. Como no llevaban mucha distancia recorrida desde el lugar donde el barco yacía destrozado, regresaron allí para recoger todo cuanto les pudiera ser necesario.

Cuesta imaginar la constante vivencia de incertidumbre en la que se encontraban Shackleton y sus hombres. No sólo porque no sabían cuánto tiempo permanecerían en aquellas circunstancias en las que tanto las provisiones como el abrigo eran objeto de preocupación constante, sino porque las condiciones climatológicas, contra las que nada podían hacer, modificaban constantemente su posición y con ello su destino. Un viento del noroeste era siempre portador de malas noticias, puesto que les arrastraba hacia el sur cuando ellos pretendían ir al norte, empujados por la corriente circular del mar de Weddell. La paciencia, la aceptación de los hechos, el optimismo y la resistencia a la adversidad fueron nuevamente las constantes durante aquellas semanas en Ocean Camp.


30 de Septiembre de 1915: un mal día

“El 30 de Septiembre fue un mal día (…) El barco sostenía una terrible presión en la parte de babor hacia proa, pero las peores tensiones se soportaron en la zona del casco, por debajo de la jarcia prole. Fue el peor apretón que experimentamos. Las cubiertas se estremecieron y saltaron, los baos se arquearon y los candeleros se pandearon y estremecieron. Ordené a todos los hombres que estuvieran listos para cualquier emergencia que hubiera. Incluso los perros parecían sentir la tensa ansiedad del momento. No obstante, el barco resistió con valentía, y justo cuando parecía que llegaba al límite de su fortaleza, la enorme placa que nos presionaba hacia abajo se rajó a lo largo y nos alivió.” (Sur, p. 133).

El mes de septiembre, que había comenzado con fuertes movimientos en la placa, finalizó con un tremendo ataque de los témpanos contra el Endurance, que volvió a acusar el embiste. Los baos son las vigas que cruzan el barco de babor a estribor, sobre los que está colocada la cubierta. Si se tiene en cuenta que deben resistir presiones de todo tipo, entre ellas la producida por todos los objetos y personas que puede haber en cubierta, es obvio que el tamaño y grosor de estas vigas es considerable. Por ello es significativo que Shackleton relataba que los baos se arquearon. Eso da una idea de la terrible presión que estaba sufriendo el barco. En aquellos momentos la mezcla de sentimientos que albergaban los hombres debía ser altamente contradictoria: por un lado, los movimientos en la placa significaban que con el aumento de las temperaturas el hielo podría al fin liberar el barco. Por otro lado, los continuos ataques del hielo sobre el barco podrían destruirlo. Worsley escribió:

“Sería triste si una embarcación pequeña tan valiente es finalmente aplastada por las garras implacables de la banquisa de Weddell que lentamente la estrangulan después de diez meses del combate más audaz y valiente alguna vez presentado por un barco”.

 

NSW State Library a090017p

NSW State Library a090017p


1 de Agosto de 1915: rotura de la placa

NSW State Library a285012p

NSW State Library a285012p

“La rotura de nuestra placa ocurrió, de pronto, el domingo 1 de agosto, justo un año después de que el Endurance zarpara del muelle South-West India en su viaje al lejano Sur. La posición era 72º 26′ latitud S, 48º 10′ longitud O. La mañana trajo un moderado vendaval del suroeste con copiosa nieve y, a las 8:00, después de algunos movimientos de advertencia del hielo, la placa se rajó treinta y seis metros frente a la proa de estribor” (Sur, p. 120).

Una coincidencia temporal hizo que el 1 de Agosto de 1915, justo cuando se cumplía un año de su partida, el témpano en el que el Endurance estaba atrapado, se quebrase. Este movimiento del hielo provocó que gran parte de los alojamientos para los perros (los dogloos) quedasen destruidos, algunos aplastados y otros engullidos al abrirse la placa bajo ellos y cerrarse de nuevo.

Pero quizá la consecuencia más relevante fue la importante escora a babor que sufrió el barco, lo que motivó que Shackleton estableciera una doble guardia y alertara a los hombres para que estuvieran preparados. La otra preocupación era la seguridad del timón, que recibía constantes ataques del hielo. En una de esas ocasiones un gran bloque se atascó entre el codaste y el timón, pero afortunadamente pudieron sacarlo.

Por un lado estos movimientos del hielo encerraban peligros, pero por otro evidenciaban la progresiva subida de las temperaturas. Lo que a su vez conllevaba, seguramente, la esperanza de que el hielo liberase al fin el barco.


10 de julio de 1915: la llegada del sol se acerca

“La cercanía del sol que regresaba fue indicada por los hermosos resplandores del amanecer que se vieron en el horizonte los primeros días de julio. El 10 tuvimos nueve horas de crepúsculo, y el cielo septentrional, cerca del horizonte, estuvo teñido de un color dorado durante unas siete horas. Numerosas grietas y canales se extendían en todas las direcciones hasta una distancia de casi trescientos metros del barco” (Sur, p. 115).

Poco a poco el verano antártico regresaba a las vidas de la tripulación del Endurance. Tras el Derby Antártico del 15 de junio los hombres volvieron a celebrar una competición de trineos, únicamente con los dos mejores equipos, el de Wild y el de Hurley, quien ganó de una forma extraña: el juez le adjudicó la victoria dado que el trineo de Wild había sido bruscamente aligerado tras la caída del propio Shackleton, quien era parte del lastre. En la narración del día 10 de julio, y aunque no haga mención explícita a ello, aparece la esperanza en forma de grietas y canales que iban poco a poco apareciendo. Significaban la subida desde las temperaturas, y desde luego la esperanza de escapar por fin del hielo.

NSW State Library a090031p

NSW State Library a090031p

 


14 de Abril de 1915: la vida sobre los témpanos


“Un nuevo témpano que nos daría motivos de preocupación apareció el 14 (…) Desde lo alto del mástil podíamos ver que el banco se estaba apilando y era fácil imaginar cuál sería el destino del barco si entraba en el área de alteración. Quedaría aplastado como una cáscara de huevo entre las devastadoras masas.” (South, p. 103).

La vida sobre témpanos de hielo flotantes que derivaban y chocaban constantemente no debía ser fácil. Por un lado, Shackleton y su tripulación eran arrastrados de un lugar a otro con apenas control sobre lo que sucedería al día siguiente. Por otro, siempre podía ocurrir que los témpanos se agrietaran o partieran, dando lugar a fatales consecuencias. Por último, era también posible que una placa de hielo remontara a otra, provocando situaciones quizá aún peores. Aquel periodo es probablemente uno de los mejores ejemplos de la vida en la incertidumbre, en la que, por su propia serenidad y salud mental, los hombres debían necesariamente centrarse en el hoy sin hacerse demasiadas preguntas respecto al mañana.

 

nla.pic-an23998521-v blog shackleton jesus alcoba


31 de Marzo de 1915: la deriva

“Nuestra deriva total entre el 19 de enero, cuando el barco quedó atrapado en el hielo, y el 31 de marzo, período de setenta y un días, había sido de ciento cincuenta y dos kilómetros en una dirección norte 80º oeste”. (Sur, p. 100).

nla.pic-an24039598-v blog shackleton jesus alcoba

Muy pronto apareció uno de los más silenciosos y sin embargo peligrosos compañeros de camino en la expedición Endurance: la deriva. En el mar de Weddell, que se encuentra en una bahía circular, hay un constante movimiento de las aguas en el sentido de las agujas del reloj. Los témpanos de hielo se dejan arrastrar por esa corriente, llevando consigo todo lo que está en su superficie, como era el caso del barco, el campamento y la tripulación que lo habitaba. Esa deriva era incontrolable e impredecible, y de momento les estaba alejando del punto donde debían haber llegado, que es donde alguien enviaría ayuda en el caso de que nadie supiera de ellos durante un tiempo prolongado, haciéndola inservible. Por otro lado, la corriente podía también provocar cambios en la temperatura y la estructura del hielo que atentaran contra la integridad del barco. En ese contexto, la observación de la posición en la que se encontraban cada día, y por tanto del efecto de la deriva, se convirtió en una preocupación habitual para Shackleton y su tripulación.


Los primeros días de 1915 en la Antártida

endurance banquisa blog shackleton jesus alcoba

El Endurance en la banquisa

El año de 1915 encontró a Shackleton y a su tripulación navegando entre los témpanos de hielo, con escasas oportunidades de navegar hacia el sur. Esta situación fue aprovechada para amarrar el Endurance a una placa y jugar un insólito partido de fútbol. El día de Reyes, aún amarrados, aprovecharon para hacer un poco de ejercicio con los perros.

De nuevo, tanto el fútbol como el entrenamiento con los perros hacían imposible pensar en lo que ocurriría apenas diez días más tarde. Y desde luego, contrastaba con uno de los peligros que en aquellos momentos les acompañaba: las orcas habían desarrollado el hábito de observar por encima de las placas de hielo buscando focas que se encontraran descansando. Y, a continuación, sumergirse y atacarlas desde abajo, a través del hielo. El problema, tal y como el mismo Shackleton escribe en su diario, es que estos animales no establecían diferencias entre las focas y los seres humanos.