Archivo de la etiqueta: South

2 de Septiembre de 1915: movimientos en el hielo

“Sabíamos que el Endurance era sólido y leal, pero ningún barco jamás construido por el hombre podría sobrevivir si era atrapado completamente por las placas y se le impedía que se elevara hasta la superficie del hielo que rechinaba. Fueron días muy angustiosos. Temprano por la mañana del 2 de septiembre, el barco saltó y se estremeció al acompañamiento de crujidos y gemidos, y algunos de los hombres que habían estado en sus cuchetas* se apresuraron a la cubierta. La presión cedió algo más tarde aquél día, cuando el hielo de la banda de babor se separó del barco hasta detrás de los aparejos principales.” (Sur, p. 127).

nla.pic-an23478507-v blog shackleton jesus alcoba

Uno de los aspectos interesantes de la expedición Endurance es el que hace referencia al bloqueo del barco. En nota a pie de página del diario Sur de Interfolio, el editor hace referencia al Fram, el barco de Nansen y Amundsen, que podía ser rodeado por el hielo y derivar así durante meses (de hecho fue expresamente diseñado para ese propósito). Efectivamente, el casco del Fram tenía una sección redondeada que facilitaba su resistencia al atrapamiento, puesto que cuando la presión del hielo actuaba horizontalmente sobre él, ascendía hacia la superficie. Por el contrario, el Endurance era un barco de construcción más clásica, con paredes verticales que lo hacían más vulnerable al empuje de las placas. Si embargo, la sección redonda del Fram lo hacía poco ágil y complicado de gobernar. Si se tiene en cuenta que solo el camino de ida a la Antártida era de más de diez mil millas, y que ser atrapados por el hielo era una posibilidad a considerar, pero no era seguro que iba a ocurrir, es más bien evidente por qué Shackleton pudo no optar por un barco como el Fram.

 

* literas de un barco.


Agosto de 1915 en la Antártida

Tras la rotura de la placa el uno de Agosto, el resto del mes transcurrió sin demasiados incidentes. El barco seguía derivando, y los hombres se entretenían como podían realizando sondeos, entrenando a los perros, capturando pingüinos o realizando algún pequeño viaje para inspeccionar el terreno que se extendía a su alrededor.

De nuevo resulta sorprendente cómo el relato de Shackleton es simplemente descriptivo, por momentos dotado de una belleza literaria inusitada:

“El lejano témpano se yergue como una altísima barrera de acantilados que se reflejan en lagos azules y vías de agua en su base. Grandes ciudades blancas y doradas de aspecto oriental a breves intervalos a lo largo de estos acantilados muestran témpanos distantes, algunos que nunca habíamos visto. Flotando sobre estos, hay temblorosas líneas de color violeta y crema de témpanos de témpanos y bancos aún más remotos. Las líneas se elevan y caen, tiemblan, se disipan y reaparecen en una escena de interminable transformación. La branquias y los témpanos meridionales, que atrapan los rayos del sol, son dorados, pero hacia el norte, las masas de hielo son púrpuras. Aquí los témpanos adoptan formas cambiantes, primero un castillo, luego un globo alejado del horizonte, que se convierte rápidamente en un inmenso hongo, una mezquita o una catedral. La principal característica es el alargamiento vertical del objeto, un pequeño cordón de presión con el aspecto de una línea de almejas o altísimos acantilados. El espejismo es producido por la refracción y se intensifica por las columnas de aire relativamente caliente que sube de varias grietas y canales que se han abierto de diez a treinta kilómetros al norte y al sur.” (Sur, p. 125).

NSW State Library a090014p

NSW State Library a090014p


26 de julio de 1915: El primer amanecer

“Sería un alivio poder hacer un esfuerzo por nuestra cuenta; pero no podemos hacer nada hasta que el hielo libere el barco. Si las placas siguen aflojándose, tal vez podamos salir dentro de las próximas semanas y reanudar la lucha. Mientras tanto la presión sigue estando, y es difícil pronosticar el desenlace. Justo antes del mediodía de hoy, 26 de julio, la parte superior del sol apareció por refracción durante un minuto, setenta y nueve días después de nuestro último ocaso.” (Sur, p. 119).

Son muchas las ocasiones de nuestra vida en la que debemos esperar. Nos encantaría poder acelerar los acontecimientos, que llegara ya el día en el que tenemos que presentar un proyecto, hacer un examen o conocer los resultados de unas pruebas médicas. En ese trance muy pocos saben desconectarse de la ansiedad que produce no saber qué va a ocurrir, centrándose en el día a día y esperando pacientemente a que lleguen o cambien los acontecimientos. Shackleton y su tripulación dieron sobradas muestras de que dominaban esa rara habilidad para la espera en la incertidumbre. Sobre todo porque el hielo no seguía ninguna regla en particular: podía avanzar en una u otra dirección, quedarse quieto o partirse de golpe. Y en ese contexto, los hombres, simplemente o nada menos, esperaban en el hoy deseando que su mañana fuera mejor. Una espera larga y durísima, sobre todo teniendo en cuenta que vivían en la más absoluta oscuridad por debajo de la temperatura en la que el agua se congela.

NSW State Library a090007p

NSW State Library a090007p


15 de Junio de 1915: El Derby Antártico

nla.pic-an23478072-v blog shackleton jesus alcobaEl 15 de Junio de 1915 tuvo lugar una insólita competición, que fue bautizada como el “Derby Antártico”. Tal y como Shackleton refleja en su diario, continuaba la deriva del barco en la mas absoluta oscuridad, solo perturbada por alguna ocasional claridad hacia el mediodía.

En ese contexto “no se ganaba nada dejando que la mente luchara con los problemas del futuro, aunque por momentos era difícil evitar la ansiedad.” (Sur, p 112). Como en cualquier otra situación humana dominada por la incertidumbre, lo complicado pero a la vez recomendable era controlar la conciencia y fijarla en el hoy, evitando así conjeturas catastrofistas acerca de lo que vendrá mañana. Y de ahí la organización del Derby, una competición entre equipos de trineos tirados por perros, en la que hubo fuertes rivalidades que se reflejaron en las apuestas:”6 a 4 para Wild, doble apuesta para Crean, 2 a 1 contra Hurley, 6 a 1 contra Macklin y 8 a 1 contra McIlroy.” (ibíd, p. 113).

Frank Hurley, orgulloso del líder de su equipo, un bellísimo ejemplar canadiense llamado Shakespeare, lo inmortalizó en esta espléndida fotografía.


10 de Marzo de 1915: el Ritz

“Las dependencias de la entrecubierta se terminaron para el 10, y los hombres tomaron posesión de los cubículos que se habían construido”. (Sur, p. 95).

El 10 de Marzo El Ritz quedó terminado. Estaba dividido en varias estancias, a los que la tripulación también bautizó con diversos nombres: The Billabong, Auld Reekie, The Nuts, The Sailor´s Rest, The Anchorage y The Fumarole.

Shackleton permaneció solo a popa, acaso como una consecuencia de la distancia que solía mantener con los miembros de su tripulación a fin de conservar su autoridad. Una de las claves de la efectividad de su mando era la adecuada combinación entre ese espacio que mantenía con sus hombres, su honda preocupación por ellos, la activa gestión que hacía de las actividades para mantener la unidad del grupo y la rapidez y eficiencia con la que resolvía los conflictos.

Como era su costumbre, Shackleton estableció una nueva rutina que sirviera de marco a las actividades del día, con toda seguridad consciente de que, ahora más que nunca, era necesario imprimir un ritmo que les alejase del caos y la desorganización: el desayuno se servía a las 9.00, el almuerzo a las 13.00, el té a las 16.00 y la cena a las 18.00.

nla.pic-an23478590-v blog shackleton jesus alcoba


25 de Diciembre de 1914: blanca Navidad

“La celebración de Navidad no fue olvidada. A medianoche se sirvió un ponche caliente para todos en la cubierta. Para el desayuno volvimos a tomar ponche, para beneficio de aquellos que habían estado en sus literas a medianoche. Lees había decorado la cámara de oficiales con banderas y un pequeño regalo de Navidad para cada uno de nosotros. Algunos teníamos regalos de nuestras casas para abrir.” (Sur, p. 58).

tripulación endurance blog shackleton jesus alcoba

El relato de la celebración de Navidad no parece dar pistas de las duras circunstancias que habían atravesado en días anteriores. Efectivamente, casi inmediatamente después de su partida de South Georgia, el 7 de Diciembre el Endurance había encontrado lo que constituye el mayor peligro en la navegación antártica: la banquisa. Enormes placas de hielo que flotan arrastradas por la corriente, en ocasiones dejando canales de navegación libres, y en otras cerrándose y atrapando lo que en ese momento flote entre ellas.

La presión de las placas es tan fuerte que, por ejemplo, en una ocasión actuó sobre la pala del timón transmitiéndose el impacto hacia la rueda, arrojando por encima de ella al marinero que estaba gobernando.

En esas circunstancias, y todavía sin ser conscientes de lo que les esperaba, la tripulación celebró la Navidad con una cena que consistió en sopa de tortuga, pescado frito variado, liebre estofada, budín de Navidad, pastel de picadillo de fruta, dátiles, higos y fruta confitada, acompañado de ron y cerveza negra. Sin duda un menú espléndido, tal y como Shackleton menciona en su diario.


1 de Agosto de 1914: la partida

Shackleton Expedition Map-Plan. Wikimedia Commons.

Shackleton Expedition Map-Plan. Wikimedia Commons.

“Zarpamos de Londres el viernes 1 de Agosto de 1914 y anclamos frente a Southend durante todo el sábado.” (Sur, p. 31).

Con esta breve entrada en su diario South, Shackleton da comienzo a una de las mayores gestas de todos los tiempos.

Había comenzado a planificar de su viaje a mediados de 1913, y atrás quedaban ya los largos meses de preparativos. Sin embargo, el estallido de la Primera Guerra Mundial le detuvo tras leer aquel mismo lunes en un periódico la orden para la movilización general.

Shackleton reunió entonces a los hombres y tras acordarlo con ellos envió un telegrama al Almirantazgo para poner a su disposición sus dos barcos (el Endurance y el Aurora), la tripulación y las provisiones.

Aunque luego recibiría un telegrama más extenso de Churchill, la primera orden llegó de forma tan lacónica como clara, y esa palabra quedaría ya para siempre grabada en un lugar destacado dentro de la historia de Shackleton y el Endurance:

“Proceda”.